Inicio   |   mail   |   legal  |  Mapa sitio

        
  *  hogar
new! escaparate al dia
ideas  decoracion
la relacion con el exterior
aire minimalista
el rincon
bricolaje
 nuevos proyectos arquitectura
urbanizaciones -  inversion
viviendas para conocer
mas temas
  * jardines - paisaje - piscinas
 index
  jardines exteriores
Estilos de jardines
patios y jardines traseros
jardines al agua
ajardinar mi finca desde cero
paisajismo en la ciudad
paisajismo en grandes espacios
paisajismo las mejores imagenes
mas temas.....
  * viajes
 index
hora en todo el mundo
el clima en todo el mundo
arma tu propio viaje
viajes por poco dinero
estar donde nadie estuvo
recorridos. Las mejores rutas
new!    Ofertas de vuelos
new!    Ofertas de hoteles
paraisos
new!    Alojamientos destacados 
rlas mejores opciones en hoteleria
turismo desde los satelites
Patagonia
Publica tu alojamiento

Alojamientos Destacados !

 

 

 

 
 
 

 

Turquía: corazón de ámbar

 

 
 

Ghaliano                                                                                                                                                       
30/03/2008                                                                     Argentina existe -->


 

Todos los viajes tienen un núcleo alrededor del cual acaban articulándose, nuestro viaje a Turquía acabo siendo el viaje al corazón de Turquía; la capadocia; en busca del corazón de ámbar que acabó estando en Estambul verdadera capital del país.



Primer día: sábado 15 de marzo

Salir de mi ciudad para viajar al exterior no es fácil, Algeciras se tuerce cuando intentas salir de ella; horas de coche, de esperas en aeropuertos, de trasbordos y más trasbordos, de controles, de comidas malas y caras, de prisas por llegar a tiempo; es algo que por suerte tu cabeza olvida pronto, si no, no viajaría más alla del campo de Gibraltar. Al llegar al aeropuerto de Ataturk en Estambul sobre las 17:00 nos esperaba Ahmet( llámame Ángel dijo)que rápidamente se presento como alguien que estaba un 25% loco, y hasta la llegada al hotel  Asur nos estuvo explicando detalles de Estambul bastante interesantes,  aunque quizás se extendió demasiado en el tema de los robos:-tened mucho cuidado con ellos- decía, todo además aderezado con su humor que él no paraba de decir que eran películas turcas( en una de ellas; tras ponernos detrás de un coche de la policía; empezó a fantasear con el conductor  que si le dábamos por detrás ellos saldrían corriendo por no pagar la multa y la policía, pensando que era por algo más gordo, acabaría disparándonos a nosotros dos, pobres españolitos, y que cuando encontraran nuestros pasaportes dirían:  ¡ nooo! Y se echarían las manos a la cabeza…y se reía al contárnoslo, al ver nuestra cara de póker volvía a repetir:

- Película turca, recuerda 25% loco… en fin. Esa noche (alrededor de las 7) tras guardar nuestras pertenencias más valiosas en la caja de seguridad del hotel (con el número 13) nos fuimos a dar una vuelta por Estambul. A pesar de haber recorrido sus calles infinidad de veces en el google earth me di cuenta de que Estambul tiene más cuestas de las que parecía (no es fácil andar por ella y además acabas perdido muy rápidamente).  Llegar al barrio de Sultanahmet  dónde se encuentra Aya Sofía y la Mezquita Azul por la noche es algo que te deja sin palabras; separadas por una fuente parecen rivalizar en belleza, de hecho Lola y yo nunca no llegamos a poner de acuerdo en cuál era más bonita: La mezquita azul es esbelta y frágil  mientras que  Aya Sofía está perfectamente plantada  pese a sus años sabiéndose una de las nuevas 7 maravillas del mundo sin serlo, cosas de internet. 


Así con nuestra pequeña discusión nos dirigimos a la zona del puente Gálata para cenar algo de pescado y tuvimos nuestra primera experiencia con los restaurantes: todos y digo todos tienen una persona en la calle que intenta venderte su restaurante a pesar de haberte visto rechazar los restaurantes cercanos( menos de un metro), que no cenabas tan pronto, que estabas paseando, que ya habías cenado, que te dejaran en paz…seguían uno tras otro diciéndote lo mismo en un español de risa con frases como; ¡malagueño ven¡, bueno, bonito, barato, incluso más que Carrefour…al principio te hace gracia pero acabas un poco harto pensando que Carrefour  es en lo que menos quieres pensar en Estambul.

Como venganza acabamos comiendo un bocadillo de sardina asada recién pescada en el cuerno de Oro en uno de los muchos barquitos que junto al puente Gálata lo ofrecen, con el pan delicioso, eso sí que era bueno, bonito y barato y…que se chinche el Carrefour.   Andando cruzamos el puente Gálata llegando hasta la Torre Gálata; nuevamente me falla mi memoria y mas cuestas de vértigo empiezo a entender eso de que al igual que Roma, Estambul se levantó entre 7 colinas (ya llevo 2 pensé). La torre Gálata impresiona por su robustez, con buena iluminación y luna llena. Nos tomamos una cerveza en la venta El Toro, al pie de la Torre Gálata, un encantador bar de copas de una de las muchas españolas enamoradas de Estambul que nos encontramos  en el viaje (en ese momento tras haber visto numerosos grupos de españolas que viajaban solas a Estambul me permito una pequeña maldad: Qué daño hizo la Pasión turca a las españolas de mediana edad). Seguimos subiendo la colina y llegamos hasta la Istikali Calesi; una larguísima avenida comercial donde se encuentran  tiendas de marca, restaurantes, bares de copas y todo lo que se te ocurra, recorrida por un antiguo tranvía rojo es uno de los lugares que no debes dejar de ver, discotecas en plantas altas de los edificios es además la mejor zona de marcha de Estambul.

Por allí un poco perdidos acabamos tomando  cervezas en un bar con sillas en la calle y música en directo. El primer día en Estambul llegaba a su fin, por delante 7 días más para conocer la ciudad y viajar a la Capadocia…esa sensación de viajero anónimo que deja su vida atrás empezaba a embargarme, me encanta viajar y Estambul prometía…

Segundo  día: domingo 16 de marzo

Amanece temprano en Estambul, miramos por la ventana del hotel y vemos que tiene unas hermosas vistas a …un patio interior; cosas de viajar barato pienso…Ese día tenemos concertada una visita por el Estambul Histórico. Tras recogernos tarde llegamos al Palacio Topkapi muy temprano; nuestro guía con sombrero nos hace una breve introducción en un mal español y nos deja hasta las 12:30 para recorrerlo por nuestra cuenta. Impresionante el tesoro en el que se encuentran grandes maravillas como el tercer diamante más grande del mundo o la daga Topkapi entre otras.

Muy interesante es además conocer el Harem; escuchando a otros guías( recordad que el nuestro se había ido al bar) nos enteramos que la vida del Harem no tenía nada que ver con lo que nos imaginábamos, nada de orgías en las que el sultán saltaba de una concubina a otra comiendo y bebiendo sin control…El harem era más bien un lugar para asegurar la descendencia del Sultanato y en el que cada esposa rivalizaba con las demás para conseguir que su hijo acabara siendo el nuevo Sultán, llegando a veces a asesinarlo para no perder tiempo…por eso hay una torre en el centro del palacio destinada a encerrar a aquellas que lo hicieran, no las mataban, seguían teniendo todo lo que quisieran pero no podían salir de la torre; al final acaban tirándose por la ventana…se la conoce como la torre del suicidio.

La madre del sultán con su hijo vivía en una zona del Harem con muchas habitaciones para que durmiendo cada noche en una distinta para evitar que la asesinaran las otras concubinas. Fascinado por la nueva imagen de lucha de poder que tengo del Harem visito el resto del palacio que ya no llama tanto mi atención: cocina para más de mil comensales, bibliotecas, museos, estupendas vistas del Bósforo, La puerta de la Felicidad…seguimos pensando en el Harem…en que bien se hubiera desenvuelto cierta persona en allí. Llegamos a Aya Sofía a escasos metros, otra visita rápida de nuestro guía nos deja en una de las iglesias, mezquita, museo más impactante que se pueda ver. Aya Sofía es magnífica por fuera pero por dentro te deja sin palabras: sus hermosos jarrones diseminados por las esquinas, la luz entrando por las ventanas, su tono marrón oscuro, sus mosaicos, el nombre de Mahoma escrito de 5 maneras distintas…todo hace un conjunto que como mencioné anteriormente es digno de ser una de las nuevas maravillas del mundo por encima sin duda del Cristo redentor de Brasil.

Tras comer recorremos el antiguo hipódromo romano de Constantino que con sus obeliscos egipcios, romanos y griegos es bastante interesante pero nuestro guía tiene sombrero y… prisa y ni siquiera llega a la fuente regalada por los alemanes que se encuentra al final y que vemos más tarde por nuestra cuenta.  Nos encaminamos a la mezquita azul pero como no abre hasta las 16:00 decidimos correr hasta la cisterna (palacio subterráneo como lo llaman ellos) y visitarla; La antigua cisterna es muy bonita; ahora entiendo lo de palacio subterráneo, a pesar de reciclar columnas de otros lugares para construirla, la iluminación en tonos rojizos, la música, el gorgoteo de agua y la oscuridad se unen para hacer un lugar increíble, de lo mejor de Estambul.

Al final se encuentran las cabezas de Medusa bocabajo como símbolo de que enterraban el paganismo bajo Aya Sofía.  Al salir nos espera La mezquita Azul, descalzos y Lola con un pañuelo en la cabeza la visitamos por la entrada de turistas (que en el fondo es lo que somos). Con sus azulejos azules de Iznic,  sus cúpulas, sus lámparas colgando del techo por largos cables a escasos metros del suelo Lola y yo empezamos de nuevo el debate de quien es más bonita si esta o Aya Sofía; a mí me fascina Sofía sobre todo por su interior pero Lola prefiere la Mezquita sobre todo por su planta exterior, parece que nunca nos vamos a poner de acuerdo.

Tras dejarnos en el hotel nos encaminamos de nuevo a la Torre Gálata ahora para subir a ella y ver las vistas de Estambul a la puesta de Sol; en pocas palabras: impresionante; mezquitas iluminadas recortándose en un cielo rojizo, el cuerno de Oro, el Bósforo que separa Europa de Asia, el puente colgante que lo atraviesa, su ajetreada vida ya nocturna. Estando más tiempo del que tenemos nos coge la noche pensando si cenar en el restaurante que hay en ella; pero entre lo temprano, que hay que hacer reserva y el precio acabamos disfrutando solo de las vistas y  encaminándonos nuevamente hasta Istikali Cadesi para acabar en el estadio del Besiktas viviendo el final de un partido donde la afición es una curiosidad turca más; con sus gritos, canticos, bailes nos deja atontados pensando que a pesar del menor presupuesto de sus equipos, la liga turca es más fanática si cabe que la nuestra. Tras cenar y tomarnos algunas cervezas más por la zona volvemos al hotel minados ya por la magia de Estambul.

Esta ciudad tiene algo que engancha y ya nos estaba empezando a contagiar…

Tercer día: lunes 17 de marzo

Hoy toca crucero por el Bósforo, tras rechazar la excursión de la agencia y el barco regular que sale del puerto de eminonu por tardar casi seis horas en recorrerlo nos enganchamos en un pequeño grupo de españoles que se está formando con un pequeño barco privado...empezamos a conocer el regateo; 3 más y pagamos 10 liras por cabeza en lugar de 20…no…bueno 5 más y 15 liras por cabeza…está bien…divertido y práctico. El paseo por el Bósforo es muy bonito pero hay que abrigarse bien si no te quieres congelar y en nuestro pequeño bote no había interior donde meterse.

En sus orillas vemos el Palacio dolmabache de estilo rococó, mezquitas a pie de agua, típicas casa de madera, barriadas de casitas desparramadas por la colina, más palacios, las impresionantes murallas del Castillo Rumeli e incluso pasamos cerca de Kiz Kulesi o torre de la Doncella en la que según la leyenda encerraron a una niña porque un oráculo le había vaticinado que moriría joven, su padre la encerró en la torre para evitarlo pero en una de las cestas que le llevaban comida iba escondida una serpiente que acabó con ella. La historia que me recuerda a la de la bella durmiente pero sin final feliz me conmueve. Lola  y yo llegamos tiritando de vuelta al puerto de Eminonu.   Tras tomar un té para recuperar la temperatura entramos en el bazar egipcio. Una miríada de olores a especia te transporta a otra época.

Tras comprar algo de azafrán iraní, paprika y demás cosas que se venden en él  almorzamos en un pequeño restaurante de comida rápida que estaba entre el bazar egipcio y la mezquita de Suleyman el Magnífico. No deben tener muchos turistas porque nos invitan a una ensalada, té y nos cobran unas escasas 12 liras. Tratados como sultanes en ese pequeño bar de gente amable llegamos a la mezquita de Suleyman el magnífico. No hay muchos lugares verdes en Estambul  y el jardín que rodea a la mezquita invita al descanso y la paz. Visitamos la Tumba de Suleyman el magnífico y por desgracia la mezquita está en obras y sólo se puede ver un lado (me consuelo pensando que mejor esta que la mezquita azul pero no vale de mucho).

El servicio de la mezquita sin duda es uno de los lugares más kitsch que haya visto: con sus flores de plástico, techo de uralita, wc turco y un cuadro de una cascada del que salía un trino de pájaros, parece salido de una película de Almodóvar. Lola y yo salimos de la mezquita de Suleyman el Magnifico riendo y completamente conquistados ya por la ciudad. Paseamos por la zona de la Universidad y llegamos al Gran Bazar. El Gran Bazar es un laberinto de pequeños negocios compitiendo unos con otros por llamar tu atención donde el regateo es una necesidad ya que en la mayoría de los puestos los precios que te dicen son hasta 4 veces más caros por lo que o regateas o pagaras mucho más de lo que vale. No es que vayas a conseguir un precio más barato sino que tienes que conseguir su precio real. Es bastante divertido y además algunos de los vendedores son unos actores increíbles y gesticulan como en una película muda turca. Somos muchos los turistas españoles y nos siguen soltando frases como: alicantinos, borrachos y finos, veneno para la suegra, que pasa neng y demás frases que cualquiera sabe de donde las sacan pero que te las sueltan tal como te oyen hablar español.

Perdido en uno de los puestos encontramos una pequeña joyería en la que Lola ve un colgante de ámbar con forma de corazón rodeado de plata pero por el que en ese momento no conseguimos un precio que nos interese, tras darnos una tarjeta con el último precio nos vamos con la idea de que nos quedan aun muchos días y que en Capadocia veremos algo más bonito…En ese momento Estambul nos acaba de conquistar completamente el corazón, nos encanta la ciudad y a lo largo de los siguientes días el corazón de ámbar se va convirtiendo en un símbolo de nuestro viaje a la antigua Constantinopla. Evidentemente no encontraríamos algo que nos llamara la atención y nos empezó a entrar el miedo por si al volver el último día al Bazar estaría ahí o se lo habría llevado otro enamorado de la ciudad…

Tras salir del Bazar me apetecía probar un baño turco pero Lola estaba un poco reacia, no eran mixtos y nos teníamos que separar un buen rato. Mientras caminamos hacia el Cemberlitas Haman; uno de los primeros baños turcos de la ciudad en principio solo para ver cómo eran conocemos a una mujer  canaria que también se quedó enamorada de la ciudad y era la 3ª vez que venía, nos explico cómo iban los tranvías y nos invito a un fumadero de Narguile que había en el barrio de Sultanahmet en un cementerio; la propuesta sonaba interesante pero primero quería probar el Haman. Finalmente Lola se atrevió y nos separamos.

El Haman o baño turco es una experiencia que no se debe dejar pasar…el hombre turco de complexión fuerte te masajea con dureza, a veces haciéndote daño, te da golpes, te cruje huesos, te mete el puño entre los músculos, te lava poniéndote las articulaciones en posturas increíbles para finalmente dejarte en una plataforma de mármol sudar junto a otros pobres apaleados de distintas nacionalidades pensando que no hay una mejor sensación que esa…ver a los prudentes japoneses reír mientras reciben una paliza turca no tiene precio. Tras darle una propina al que me bañó (no estoy muy seguro pero creo que es lo que cobran) me reúno con Lola en la sala de espera tomando un Té y pensando en la cara que va a traer por haberla metido allí…pero sale sonriente habiéndoselo pasado igual de bien. Ella me cuenta que el suyo es más suave.

Charlando buscamos el fumadero de Narguile que nos dijo la canaria pero no lo encontramos (se nos olvidó que era verdad que estaba en un cementerio y que había que atravesarlo para llegar). Cenamos en un pequeño restaurante junto al hotel donde acabamos fumando en narguile, jugando a las damas como cuando era niño, charlando y jugando con la gata del dueño que corría por allí…Al día siguiente nos íbamos a la Capadocia en una excursión con otras personas y  nos recogimos demasiado  tarde.

Cuarto día: martes 18 de marzo

El autobús nos recoge puntualmente a las 7:00 de la mañana, realmente se trata de un microbús en que contando con nosotros vamos a ser 13 personas; mal número; pienso mientras  nos preparamos para viajar durante 4 días con otras 11 personas a las que no conoces de nada y con las que vas a convivir prácticamente todo el día…eso puede ser muy bueno o…muy malo. La Capadocia es una región volcánica que gracias a la fácil erosión de la toba ha originado unos paisajes lunares increíbles. Tras una o dos paradas para estirar las piernas y tomar té de manzana nos empezamos a conocer. Ellos acaban de llegar a Turquía y nosotros con nuestra “larga experiencia” de 2 días y medio por Estambul le explicamos algunas cosas. No parece mal grupo a pesar de su diversidad. Todos españoles. Hablaré un poco de ellos como homenaje a ese pequeño periodo de vida que compartimos…

Puri y Rafael (matrimonio de valencia), Sunsi y Jose Mª  (Matrimonio de Tarragona), Dani y Jenny (Pareja de Santander), Dori y Begoña (amigas de Galicia), Mariló y Carlos (madre e hijo de Canarias) y Conchita Carmen (una jubilada de Barcelona).   Llegamos a Ankara, verdadera capital del país, y en todo momento tengo la sensación de que estoy en la Rusia comunista de la guerra fría; banderas turcas en casi todos los edificios oficiales que prácticamente cubren por entero sus fachadas, así como otras de Ataturk, como para que no nos olvidemos de que fue el que unificó el país y le dio el toque occidental que tiene; genial este Ataturk que murió de cirrosis y con su mirada azul te persigue por todos los callejones de Ankara. A su muerte pidió que lo enterraran discretamente en una de las colinas de Ankara; así le hicieron un mausoleo encima de una colina nada ostentoso pero que impresiona por su solemnidad; líneas rectas y tonos ocres con unas estupendas vistas a la ciudad.

Tras la visita del mausoleo vamos al Museo de las 7 civilizaciones en el encontramos restos  hititas, persas, paleocristianos…el único problema es que me aburren un poco los museos así que con bastante prisa salimos de él para ¡sorpresa! Se ha puesto a llover. Ankara refleja en sus suelos mojados más banderas turcas que antes. Sin mucho más que ver en esa ciudad, nos vamos al Hotel que se encuentra a las afueras. Poco más contar de un día bastante cansado y poco interesante. Espero que la lluvia no nos siga a la Capadocia porque si no habrá poco que ver…

Quinto día: miércoles 19 de marzo

Nuevo madrugón. Por el camino el paisaje no dice mucho. Nos paran en 3 controles policiales en el último de los cuales le ponen una multa al pobre conductor kurdo que desde entonces no pasa de 100(velocidad máxima permitida)y Lola propone pagársela entre todos, sintiéndonos un poco mejor, Zeki, nuestro guía en la Capadocia, deja entrever sus ideas políticas contándonos que desde que Estados Unidos permitió(“sugirió”) a Turquía atacar a los insurgentes del norte de Irak el gobierno no para de hacer controles para pagar nuevas armas a EEUU ¡Gran negocio este del armamento ¡Tras otras explicaciones sobre el supuesto genocidio de los Armenios a manos turcas y demás historia del país vista a través de sus ojos (y que me recuerda eso de que la historia la escriben los que ganan) llegamos al volcán que comenzó todo el proceso de creación del paisaje de la capadocia; como salido de la nada se eleva con sus más de 3000 m. orgulloso de su creación. Llegamos al hotel en el pueblo de Urgup.

Esa tarde, bastante cansados, recorremos el valle de alrededor llegando a las  fantásticas chimeneas de Hadas, paisaje lunar que te envuelve en su magia; acertaron en ponerle ese nombre que evoca magia. Siento un escalofrío al recordar como las estudiaba hace años en geología. No sé por qué tengo la sensación de estar cerrando un círculo. Nos llevan a una gran joyería en la entrada de Uchisar para que compremos (cosas de la touroperadora) y tras no encontrar nada nos acordamos del corazón de ámbar escondido en las callejuelas del gran bazar. Lola empieza a sentir una atracción mágica por él a la vez que teme no encontrarlo. Esa noche asistimos en una cueva excavada en la roca a un espectáculo de bailes típicos del país. Bebiendo Raki y vodka con cereza disfrutamos con la danza giratoria religiosa de los Derviches así como con la danza de los 7 velos de una bailarina increíble. El resto relleno divertido para los españoles que llenan la sala. Al terminar llegamos al hotel a dormir. Mañana nos espera un largo día recorriendo la capadocia de arriba abajo.

Sexto día; jueves 20 de marzo 

A primera hora nos dirigimos al valle de Göreme; importante por su multitud de iglesias cavadas en la toba. Algunas son realmente increíbles como la de Santa Bárbara, la serpiente, la iglesia oscura o la de la sandalia con sus cúpulas y frescos que cuentan pasajes de la biblia por parte de los paleocristianos así como aparecen historia romana y algunos animales extraños. Sin duda de lo mejor del viaje. Nos hacemos la única foto de grupo.

Zeki nos dice que como nos estamos portando bien nos llevará a un lugar que no está en el programa (rápidamente pienso que eso se lo dirá a todos los grupos para quedar bien); se llama el valle de los enamorados. Al llegar descubrimos entre risas el porqué de su nombre; grandes rocas de toba con forma fálica se elevan muchos metros de altura. Parece que el guía no nos ha engañado; lo recorremos los 13  a solas sin ningún turista. Preciosas vistas y una calma que te llena.

La pareja formada por Dani y Jenny y Lola y yo nos retrasamos intentando recorrer hasta el último recoveco de este impresionante valle de los enamorados; llegamos tarde lo que a partir de ahora se va a convertir en una rutina. Una vez en el autobús nos dirigimos al pueblo de Uçhisar, esta vez para visitarlo y no de compras. Nuevamente los cuatro nos perdemos por este poblado troglodita recorriéndolo de abajo a arriba, trepamos por sus rascacielos de piedra de hasta 6 o 7 plantas; Uçhisar es conocido por el Kale, estructura que corona la parte más alta del pueblo y que hace que se le conozca como el “castillo de Uchisar”  nombre que le fue dado por su característica cresta en forma de dos picos triangulares, cercada por otros dos más pequeños que semejan torreones. Hemos subido tanto que no llegamos a tiempo al autobús; corremos pueblo abajo los tres ya que Dani impresionado por el lugar sigue subiendo. 

Sus serpenteantes callejuelas me recuerdan un  laberinto por el que nos perdemos un par de veces antes de llegar al autobús; una vez allí nos encontramos ya a Dani; mejor no saber cómo ha llegado tan rápido…

Dejamos atrás los puestos de recuerdos típicos de la zona que como en todas las visitas en Capadocia se encuentran a la entrada. De allí nos dirigimos al valle de Zelve; este valle tiene un tono más rojizo que el resto de lugares de capadocia, en él se encuentran numerosos monasterios e iglesias que a diferencia de Gorëme no están decoradas con frescos  ya que sus habitantes estaban en contra de la representación de imágenes. Increíblemente el grupo está un poco cansado de caminar y piensan que es más de lo mismo por lo que vuelven rápido al restaurante. De nuevo los cuatro, creyéndonos Indiana Jones recorremos restos de templos abandonados, nos metemos por agujeros que se pierden en la oscuridad, subimos por pequeños peldaños escavados en la roca incluso desafiando una señal de prohibido el paso nos adentramos en unas ruinas a punto de caerse en la que llegamos hasta una puerta de piedra redonda que bloquea el paso a un monasterio perdido; empujamos con todas nuestras fuerzas pero no se mueve ni un cm; imaginando que maravillas contendrá nos volvemos al punto de encuentro…

Tras almorzar esa tarde nos quedan dos visitas más; una a la ciudad subterránea de Ozkonak y otra a una fábrica de alfombras. Ozkonak es una de las muchas ciudades subterráneas  que recorren el suelo de la Capadocia; descubierta recientemente(1972) impresiona pensar como los antiguos paleocristianos pudieron hacer eso con sus escasos medios; a pesar de solo vivir en ellas cuando eran atacados; estas ciudades presentan una compleja estructura: cada sala se encuentra a una altura distinta, superior o inferior; para favorecer el movimiento del aire a través de ellas, las primeras salas son los establos en los que puedes ver los restos de huecos para amarrar los caballos y ponerles alimento, a medidas que profundizas encuentras más piedras redondas con las que bloqueaban las entradas con un complejo sistema que las hacia fáciles de abrir desde dentro pero imposible desde fuera, agujeros que comunican con la superficie muchos metros arriba llenan las salas de aire, hay comedores, almacenes, cisternas para el agua en incluso cocinas donde aun se pueden ver restos de las cal que usaban para evitar las infecciones.

Podían vivir en ellas durante meses. La visita es un poco claustrofóbica, te metes por pasadizos de más de 20 metro de largo y no más de 1 metro de ancho que se retuercen hasta llegar a otra sala más opresiva que la anterior; de hecho Conchita Carmen tras los primeros 5´ se sale porque no aguanta la sensación de ahogo. Ozkonak no es muy grande, pero me comentan que otras ciudades llegan a tener incluso 13 niveles de profundidad…fuera nuevos puestos para turistas donde nada supera el nuestro corazón de ámbar…pensamos que tampoco era tan mal precio aquel que nos ofreció…

La visita a la fábrica de alfombras nos deja un regusto amargo; tras enseñarnos como antiguamente se hacían a mano las alfombras, el proceso de obtención de seda a partir de los capullos de los gusanos e invitarnos a un té…nos meten en una sala y nos intentan vender unas preciosas alfombras a un precio imposible para un turista cuya habitación tiene vistas a una pared…si supieran que no me quedan más de 200 liras en el bolsillo seguro que no se tomaban tantas molestias esos 15 tipos con trajes de chaqueta negro en intentar vendérmelas preguntándonos que de que parte de España somos para intentar conectar con nosotros. Una vez fuera y todos  con la misma sensación de que nos han metido en una pequeña trampa, volvemos al hotel. Esa noche, para relajarnos, todo el grupo  vamos al Haman del pueblo que resulta ser mixto. Tras la cena un poco más de Narguile y té y a dormir que al día siguiente volvemos a Estambul y hay que madrugar

Séptimo día; viernes 21 de marza

Poco que contar de este día; nos damos una paliza en autobús ya que esta vez llegamos a Estambul sin hacer noche. Llegamos tras dos o tres paradas por el camino y 11 horas de viaje. La antigua Bizancio y Constantinopla nos recibe de nuevo con su magia de ciudad mezcla de oriente y occidente y con sus miles de minaretes recortados en el cielo. Esa noche, ya fuera del circuito, hemos quedado para cenar algunos de los del grupo. Paseamos por el barrio de Sultanahmet y vemos por última vez Aya Sofía y la mezquita azul frente a frente por la noche. Vemos un cementerio tras el cual suena algo de música…recordando las palabras de la canaria, entramos en él para ver que  tenía razón; dentro había un fumadero de Narguile. Nos despedimos de los compañeros de viaje dándonos nuestras direcciones de correo electrónico y sintiendo una pequeña punzada de envidia…a ellos aún le quedan dos días en Estambul y nosotros nos vamos al día siguiente.

Octavo y último día: sábado 22de marzo

Tenemos hasta las 14:15, por eso nos levantamos temprano para aprovechar el ultimo día en Estambul aunque ya hemos decidido que vamos a volver…Estambul nos ha enamorado y  Lola y yo nos empezamos a sentir como esas mujeres que hemos conocido por el viaje enamorados de la ciudad… Hay poco tiempo así que todo es muy rápido; En la parada de Eminonu cogemos un autobús que nos lleva hasta el barrio de Eyup donde se encuentra una mezquita a la que se llega a través de una plaza con una fuente que siempre está llena de palomas.

Esta mezquita (camii como le llaman ellos) es muy sagrada para los musulmanes ya que en ella está enterrado el abanderado de Mahoma; Halit bin Zeyt; numerosos musulmanes con sus cámaras se hacen fotos recordándome a lo que hacen los católicos en el vaticano…no son tan distintos pienso…el guarda de la entrada nos ve cara de interesados y nos da unos libros sobre la vida Halit. Dejamos atrás la hermosa y tranquila mezquita y en teleférico subimos al café de Pier Lotti desde el que tomándonos un té tenemos unas increíbles vistas de Estambul y el cuerno de Oro. De vuelta a la parte antigua de Estambul son la 11:20 corremos al gran bazar en busca del puesto donde se encuentra nuestro corazón de ámbar, medio perdidos con las prisas entramos al bazar por una de las entradas laterales y directamente nos topamos con el puesto como si nos estuviera esperando…¡allí está! Con su brillo anaranjado.

Le volvemos a preguntar el precio y nos dice un precio más elevado que la primera vez, volvemos a regatear pero la falta de tiempo y la impaciencia hace que no consigamos un precio mejor…en el último momento le digo que ya habíamos estado allí y que nos había dicho que nos lo dejaba por un precio más barato, increíblemente me dice que si me había dado su palabra lo respetaba, y conseguimos el corazón de ámbar por el precio original con una cadena de plata…Lola no puede evitar mostrar su alegría y da unas palmadas, el vendedor nos sonríe supongo que pensando que hubiera podido conseguir un mejor precio por él. 

En ese momento casi podemos dar por terminado el viaje a Turquía pero recuerdo algo; aun queda un pequeño trozo de las murallas del hipódromo en pie que prácticamente nadie conoce porque quedan  más abajo de la actual plaza y además encima construyeron una universidad. A toda prisa llegamos y ahí están, las murallas del antiguo hipódromo como si fueran una pared más de Estambul sin que nadie les eche cuenta, incluso algunos bares almacenan sillas en sus arcos. Con una sensación de tristeza imagino cómo tras ellas Constantino disfrutaba viendo las carreras junto a un pueblo que tenía sus horas contadas…al igual que nuestro viaje. 

El resto; lo de siempre, la sordina de aeropuertos, esperas, prisas, comida mala y cara, horas de espera y vuelta a la realidad…pero eso sí…Lola sonríe distraída con un trocito de Estambul pendiente de su cuello…  

 

incorporado a la web por

Ghaliano
30/03/2008

 

temas relacionados blog de viajes

Index turismo . Buzios . Paris en 4 dias . Ruta 201 al Canada .  visitando Paris . Lago helado en Pakistan .  salir de aeropuertos . ruta del Champagne Epernay . islas privadas . hora en el mundo . el Clima en el mundo . Crucero por el Nilo Piramides de Egipto . Chamonix . Rio de Janeiro Brasil . Turquia . Cambio divisas dinero .  mi viaje a Mozambique . Monaco . El Chalten . Fiordos . el castillo Urquhart Escocia .  Italia . Cañon Itaimbezinho Brasil . baje guias Buenos Aires gratis .   Viena . Belgica Meneken Pis . Blog China . Viaje a Chipre .  .   Holanda Belgica y Luxemburgo . Marrakech .  Mi viaje a Mexico .  en tren de Pekin a Moscu .  de viaje por Ontario . mi viaje a Canada . paseando por Suiza .  viajar por la Costa Oeste de Estados Unidos con poco dinero .  Planos de Recorridos gratis a pie por Buenos Aires .  viaje Teheran-Damasco en bici .   viaje a Yemen . EEUU en sierte dias . recorrido en Costa Rica .  EEUU California, Nevada, Arizona . EEUU Viaje a Sacramento California .  Mi primer viaje a Nueva Zelanda  . viaje a Machu Picchu .  EEUU Nueva York .  Selva Negra . Planos de Recorridos gratis a pie por Quebec Canada . EEUU Viaje a Nueva York, San Diego, San Franciasco, Las Vegas, Yosemite (California) . EEUU Viaje de Costa a Costa . Cuba de ensueño . Roma en 4 dias . Selva Negra, Lago Titisee, Baviera, viaje desde España . Cataratas del Iguazu, aventura en la selva . Buceo en el Lago Traful, bosque sumergido .  Republica Dominicana . Bilbao por un dia . Los Cayos de la Florida . La Toscana . Paris, Paris mi experincia. La Ruta de San Martin . Camino al Fitz Roy  . 

 

 


   Politica | Copyright © 2008 www.hogaryviajes.com  Todos los derechos reservados.